Salud

Consejos nutricionales para el adulto mayor. Parte 1.

– Parte 1 de 3

Hola amigos, ¿cómo están? Espero que estén muy bien porque el día de hoy les tengo preparado un tema buenísimo para toda la gente de la tercera edad,

En esta primera parte voy a empezar con una introducción sobre la importancia de la nutrición. Espero que esta información sea de gran interés para ustedes. Saludos.

Antes de empezar, voy a hablarles de la definición de nutrición, según la OMS es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud.

Los adultos mayores deben asegurarse de obtener todos los nutrientes que necesitan. Elegir alimentos más nutritivos los ayudará a mantener su salud. Las opciones de alimentos saludables mejorarán su estado de alerta, aumentarán sus niveles de energía y aumentarán su capacidad de combatir enfermedades o prevenirlas (ya que una buena alimentación puede disminuir el riesgo para la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades del corazón, algunos cánceres) y otras enfermedades crónicas, también ayudan a evitar la depresión y a mantener su mente ágil.

Es importante tener en cuenta que muchas de las comidas nutritivas se pueden preparar en forma rápida y fácil.

Los adultos mayores necesitan los mismos nutrientes, proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales que la población joven, pero las cantidades no son las mismas. Algunos pueden ser más necesarios que otros. Además, para las personas de edad avanzada la fibra es esencial para mejorar la digestión y evitar el estreñimiento.

Conforme envejecemos, requerimos menos energía (calorías) que cuando éramos jóvenes. Esto se debe a que los procesos naturales del organismo requieren menor energía cuando disminuye la actividad física y hay una menor masa muscular. El adulto mayor promedio consume 610 y 440 calorías menos (hombre y mujer, respectivamente) que los jóvenes, en respuesta a menor tasa energética basal.

 

fuente: /consejos-nutricionales-adulto-mayor-parte-1

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *